Entradas

La hora del cuento.

Imagen
Un andar lento por las calles polvorientas del pueblo lo hacía aun mayor de lo que era. Don Francisco, conocido como "el sabio", porque tiempo atrás fue maestro de la escuela nacional, no perdía ni una oportunidad de establecer lazos con los vecinos. Por ello todos lo saludábamos con mucho respeto. Frecuentaba el club social, tenía muchos amigos interesados en ampliar conocimientos sobre todo en contabilidad y otros temas en general.

Mi primo Gerardo, hijo de tía Sara hermana mayor de papá, nos contaba cómo eran sus clases apasionantes, él tuvo la suerte de ser alumno de él y esta es una forma de rendirle homenaje haciendo una descripción de las horas del cuento, nos contó uno de los tantos narrados por aquel entonces cuando la escuela era el ámbito de la concreción de sueños y fue el siguiente:


CUENTO
REUNIÓN EN LA PLAZA

Esta es la historia de un niño llamado Julián a quien le gusta mucho cuidar animalitos, las plantas, las aves, se pasa los días jugando con su inseparable am…

El barrilete de Raúl.

Imagen
Es una hermosa tarde de martes por aquí en Luján, con mucho sol además de cálido y luminoso. La ciudad está tranquila, no amenazan tormentas ni ruidos extraños, todo es armonía. El trajín acelerado ya pasó, generalmente sucede por las mañanas. Ahora mismo mis ojos que apuntan al norte, se adueñan de un cielo plenamente celeste aunque... bueno, en plena contemplación recordé una estampa similar allá por los lejanos tiempos en los cuales los juegos infantiles hacían vibrar la presencia de la vida en mi amado Calchaquí.

Les contaré sobre mi hermano mayor: Raúl, el inteligente, el mismo que terminaba la primaria y pronto se iría del hogar. Ya tenía doce como dije antes, en días cumpliría trece y habría en la casa una fiesta no solo de cumpleaños, sino tambien de despedida. Mis padres lo ingresarían en la escuela naval que quedaba muy, pero muy lejos donde haría una carrera completa y regresaría ya un señor con uniforme de esos impresionantes que se veían en las películas.

No entendía muy…

El Cristal.

Imagen
Había llegado la noche tímidamente sobre el cielo de Calchaquí. Casi no nos dimos cuenta por el movimiento dentro de la casa, mucho por hacer; al día siguiente, Domingo iríamos varias familias a disfrutar de las aguas cristalinas de la laguna que quedaba bastante lejos del pueblo. Previo permiso de los dueños de los campos que se debían cruzar para llegar.

Era costumbre preparar las moneditas para regalarle al chico que abriría las tranqueras, cuatro en total. El camino no estaba en muy buenas condiciones, en el campo solo eran huellas dejadas por los carros.

En nuestros pensamientos pedíamos por una jornada plena de sol, de lo contrario se suspendería el hermoso paseo programado, ya que ocurría muy de vez en cuando en los meses de vacaciones veraniegas.

Las familias invitadas eran tres: Cifre, Rossini, Baroni. Los más allegados a papá. El transporte aportado para la ocasión, ya estaba estacionado frente a la casa de Don Cifre, ¡Un enorme camión! a nuestros ojos parecía una nave espa…

Una conmovedora historia.

Imagen
Así de a poquito, encuentro en este mundo de fantasía, un milagro de amor y la comparto:

Despues de leer este texto, algo cambia en nuestro concepto cotidiano sobre la actualidad...
Esta historia la contó el Señor Isaac Hernández de la ciudad de Barquisimeto, país Venezuela, y la puedes encontrar en Facebook.
"La conocí la mañana del 10 de febrero de 2015, mientras iba de camino a mi hogar, a unos trescientos metros de la casa donde vivo hay un callejón solitario por el que suelo pasar. Ese día venía de hacer algunas compras, llevaba ropa nueva y un par de zapatos que adquirí en una tienda porque cumplían con las tres “B” (buenos, bonitos y baratos), me sentía contento con mi adquisición y quería llegar pronto para almorzar. Mientras pasaba por el sitio mencionado, una aparición llamó mi atención sobremanera, era una especie de cadáver ambulante, un perro que a mi parecer estaba muerto en vida, es decir, me sorprendió mucho que un animal en ese estado pudiera aun caminar, yo he vis…

HIMNO A LA ALEGRÍA- De la 9º sinfonía de Beethoven.

Imagen
En alguna parte de la existencia misma, un retrato de nosotros se está pintando desde los recuerdos que emergen al sonido excelso de una melodía inolvidable, la fantasía de haber pertenecido a un lejano mundo armonioso que existió a pesar de todo, nos hace crecer la esperanza de entendernos un poquito mejor. 
La música la comprendimos desde la infancia, allá en la escuela nacional nº 117 de Calchaquí.  Sí, había un piano, una maestra de música, un hacernos sentir que todos poseíamos esa sensibilidad para captar sonidos. Sé que éramos pequeños, teníamos la edad de los cuentos de hadas, donde solíamos volar y tocar las estrellas; creo que hoy a la distancia, comprendo porqué el sonido de una canción de cuna nos calmaba y adormecía. Pero esta clase de música solo puede convertir a una roca en algo etéreo y emocionar de acuerdo a la recepción que tengamos para apreciarla. Solo eso, sentir.
Que lo disfruten, déjense llevar, nadie es crítico. Ni siquiera un "me gusta" hará el act…

Un poquito de relax.

Imagen
Nuevamente un saludo especial.

Ayer fue un día especial en el transcurso del cual, las horas estaban vacías en mi día de domingo con mucho sol y sin embargo no impidió que atisbara un poquito de gris en mi horizonte futuro. Busqué en mis correos entonces encontré este obsequio que me invitó a compartir. 
¿Saben lo bueno que es la música según las instancias por las que pasamos algunas veces? Seguramente que sí. Se activan tantos campos cerebrales (Según la ciencia...) y nos llevan hacia algún espacio vivido con nostalgias de obtenerlo nuevamente.  Dejando de lado esta disciplina, continúo con mis fantasías de niña que corría por los campos de aquel lejano Calchaquí. 
Espero lo disfruten. 


Muchas gracias amigos. Un abrazo.

Mamá y todo está dicho.

Imagen
Alguna vez la vida me otorgó el título de Mamá. Una profesión que nunca ejercí, con los propios claro, sí con muchos niños de otras mamás. Con ellos aprendía cada día esa metodología que me llevaba a darles lo mejor de mis enseñanzas. Es algo innato ese amor por dar que llevo en el corazón y se irá conmigo. Hoy es un especial de confesiones desde este lugar de reflexión que he creado para dejar volar al viento los secretos escondidos y ayudaron en mucho a ser la persona que soy.
Porque esto es lo que soy: Una mamá convertida en maestra de campo.


Este poema de Don Luis Landriscina resume un poquito mi vida. Los dos títulos se unen, porque al ser mujer, ya estamos preparadas para cuidar, proteger, alimentar, enseñar y mucho más desde la naturaleza misma de nuestra condición natural.  Hoy les dejo este mensaje a todas las mamás del corazón, las que aman y enseñan a sus hijos ser buenas personas.  ¡FELICIDADES EN SU DÍA!
A todas, sean dichosas, su "Creación" es el mejor testimo…